Home » » La Lucha, La Muerte, la kajira.....

La Lucha, La Muerte, la kajira.....




El Libre camina por la ciudad pausadamente, sigue la ruta hasta el hogar con paciencia extraña en el que le permite ver la todo con otro rostro, cada calle, cada, piedra, cada puerta, los ojos de los niños, las sonrisas de las mujeres, las arrugas de los viejos, siente en sus pies cada piedra del camino, quienes lo ven pasar no saben si saludarlo o arrodillarse ante El, tal es su altivez una arrogancia humilde si cupiese el termino. Antes de tomar la vía de regreso, sus amigos le ofrecieron acompañarlo el se rehusó molesto, no era necesario que interrumpiesen la francachela por causa de El, si así fuese seria motivo de gran molestia y tal vez vergüenza.

…………………..

Los guerreros ya impacientes por el retraso en la partida de la caravana, dedicaban el tiempo a divertirse y aprovechar los lujos que la ciudad les permitiese, beber en la taberna, usar a las kajiras, visitar los baños, comprar chucherías para la esclava, disfrutar de la chica que no verían nuevamente hasta después de varias lunas. No faltaban los juegos y apuestas, alguna que otra correría fuera de la ciudad, ejercicios de guerra, en general, cualquier cosa que les viniera en ganas hasta su antojo. Ya cansados del descanso normal y la corta vida sedentaria entre jornadas, su energía se desbordaba gastaban el dinero y ya se notaba cierta aprehensión mientras esperaban la señal del incluso la cacería era insuficiente para ganarle a la impaciencia mientras los hombres de guerra esperaban la señal del esclavista.

…………………….

El hombre llego al hogar y entro calladamente como un sleen que acecha a su presa, sus pisadas eran silenciosa y calmas, se acerco a las pieles donde ella dormía y lentamente se desvistió, dejo las sandalias quedando solo con un taparrabo y el sudor que manaba en constante flujo, una vez desnudo de tal guisa dio un siseo suave....

- Tse, tse -, solo suficiente para que lo sintiera, aunque quedo como un brisa, la muchacha lo escucho y a sus oídos llego como un trueno que revienta sobre una percha de tarn, abrió los ojos rápidamente y se levanto perdiendo un segundo en admirarlo y apenándose inmediata mente por su actitud
- Mi Amo, a sus pies, gracias por despertar a esta muchacha quien disfrutara infinitamente el servirle-
Firme con las piernas ligeramente abiertas se mantuvo parado mientras ella se postraba ante el;

- Bien, bien muchacha, quiero que observes cuidadosamente cada detalle de mi cuerpo
- Obedezco Mi Amo-siguiendo su orden ella lo miro de arriba abajo, dándole la vuelta y revisando poro a poro minuciosamente, cada línea de la maciza figura y adorando a la vez cada milímetro de piel de su Dueño.
- ¿ estas segura?-, - si Amo -, contesta de inmediato
- Bien, ahora revisa con el tacto detenidamente

Dichosa de tocarlo, su mano camina todas las rutas del cuerpo, la electricidad del contacto levanta el vello hasta la palma de su mano tierna, sensual experimentada se desliza del cuello hasta el final de la espalda deteniéndose antes en el torso curtido de mil batallas, baja a los muslos rozando apenas los genitales, el hombre se resiste a mostrar ningún interés a las caricias, no es su objetivo de momento, más la kajira le hace sentir las deliciosas emociones del juego del amor.

……………………………………………

Los dos grupos disfrutaban de la feria, ventas, pujas, discusiones, peleas, lo normal en estos casos, alrededor de unos apostadores los hombres establecieron contacto visual, de inmediato los compañeros de cada uno sintieron la fricción, la mirada sostenida fue para ambos ofensiva, como dos fieras que no pueden convivir en el mismo bosque ellos sabían que no había sitio para los dos en la misma ciudad, no se odiaban para nada, no mediaba sentimiento o mala sangre, solo la certeza de cada uno en ser mas poderoso, mejor luchador, más aguerrido, debían demostrarlo con premura.

Un gesto y una aceptación, de inmediato los compañeros de ambos hicieron un circulo evitando cualquier intromisión previendo cualquier molestia y por que no, procurando que ninguno de los oponentes tomase ventaja del otro, eso no fue necesario, el joven marinero grande como un lar y de espalda tan amplio como la distancia entre punta y punta de las alas abiertas de un tarn anudo tiras de cuero en los nudillos, lo mismo hizo el guerrero, sin llaves ni agarres pelearían con manos y pies.

El Guerrero por primera vez examino al marinero que con el torso desnudo, era más grande y fuerte de lo que esperaba, esto no le preocupo, solo establecía su acción de combate aun sabiendo que al comenzar la pelea los planes, en general, son letra muerta.

……………………………………………

El Amo se ha sentado sobre las rodillas, la espalda erguida, la muchacha va a la alacena y busca vendas de gruesa seda colocándolas sobre las piedras calientes, luego se acerca al Amo y con la delicadeza del caso y la destreza de una experta unta todo su torso con linimentos , ya las marcas y la inflamación cubren con buen rubor el costado derecho, ya el mínimo contacto provocaría un dolor, insoportable en cualquier otro, un guerrero, mas su Amo no demuestra la debilidad ninguna.

Apenas termina de sobra busca las vendas y empieza a enrollarlas alrededor de la cintura, el Señor la aparta un poco , le quita la venda y hala con firmeza:
- más duro,- ella entiende y lo envuelve con toda su fuerza, la venda va desde el ombligo hasta el pecho, al terminar hace un nudo y verifica su trabajo, de inmediato ve gotas de sudor resbalando por la frente del herido y sin mediar gestos en puntas de pie lame la sienes su Amo, recogiendo una por una cada gota, feliz.

Apurándose y sin perder la forma ofrece vino negro, caliente y fuerte ella misma la vierte en su boca con infinita paciencia evitando que derrame ni una gota.

……………………………………………

El Guerrero sabe que la pelea será corta y mortal, no subestima al contrincante, la experiencia ha sido dura con el ahora es igual de decidido, mil veces mas eficiente y el joven es determinado y fuerte, brutal seria la definición adecuada.

El joven sale con el ímpetu ciego de la juventud, desea demostrar su superioridad y avanzando rápido hacia su oponente, suelta un derecha brutal, el guerrero la esperaba desde que lo vio salir al ataque y agachando su cabeza golpea certeramente el estomago del joven cualquier golpe de otro se hubiera perdido en el abdomen de ese gigante, pero los puños del guerrero están acostumbrados a romper rocas más duras.

---------------------------------------


Espera un poco y limpia la herida del ojo repetidamente hasta poder ver bien la cortada y la inflamación y procede a coser la herida superficialmente mientras cura un poco.

Entonces observa la mano izquierda rota y lastimada con el tabique nasal del oponente de su Señor, con orgullo observa sus heridas y se imagina la brutal pelea y no se apiada por el fin del idiota que ha osado enfrentarse a su Amo, el guerrero más grandioso de Gor su eterno y único Señor.

……………………………………………


Los mirones inundan el lugar varios tarnsmans dilatan el vuelo, lo guardias excusándose en poner el orden tomen los mejores puestos, las apuestas crecen, los gritos a favor y en contra de sus favoritos llenan ya varias calles, otros van narrando las incidencias, los amigos de cada contendor toman y dan apuestas mientras apartan a los curiosos que pueden dañar la pelea.

El joven lanza un rotunda patada con la pierna izquierda que alcanza el costado derecho del mayor el otro que ha esperado aguanta el golpe aprovecha la fracción de ventaja que obtiene mientras el otro baja la pierna y se acomoda, entonces sin sentir aun todo el dolor que ocasionara la patada, lanza un golpe directo a la traquea su mano izquierda comienza el ataque definitivo el muchacho queda atónito entonces pasa las dos manos por detrás de su cabeza y bajándola hacia su rodilla propina un duro golpe en toda la frente, la suelta y manda un derechazo sobre la sien izquierda del otro, apartándose rápidamente ve como cae sobre sus propias rodillas el valiente muchacho.

Da por terminada la pelea, respetuoso de su oponente da unos pasos otras antes de voltear hacia sus amigos, uno de ellos cobra a cuchillo a un apostador que trata de escapar, le quita lo adeudado y algo más, se han ganado y perdido prendas, monedas, kajiras, antes que puedan ofrecer su parte de las ganancias al ganador se oye un rugido, el hombre no se sorprende voltea y ve al rudo, orgulloso joven que se incorpora gallardamente y grita de nuevo, más no se le entiende de poderse escucharían “soy Torns, de Tyros, no pido ni doy cuartel”.

La multitud ha callado entre interesada y sorprendida.

……………………………………………

La muchacha, envuelve la mano antes de que se hinche aun más, el Amo cambia de posición sentándose de piernas cruzadas, la muchacha deberá buscar dos maderos y amarrarlos a su espalda evitando así que el Señor se incline durante su sueño.

……………………………………………

El Guerrero admira el valor de su oponente, el mismo, probablemente se comportaría de la misma manera. El joven toma impulso para atacar al hombre más ya no hay fuerza ni coordinación, entonces este detiene con la mano izquierda el débil golpe y con la propia hunde hasta arriba el tabique nasal del ponente que vuelve a caer, ya no hay remedio, el muchacho se ahoga en su propia sangre, guerrero se coloca detrás del y con un movimiento rápido, quiebra el cuello regalándole una muerte rápida, evitando la vergüenza de morir entre siseos y temblores.

El cadáver es cargado con respeto por los amigos del caído y del vencedor.

……………………………………………

- segunda esclava- , indica El Amo, que no bebe crema ni azúcar,
ella de inmediato camina al área de servicio y con sumo cuidado escoge la copa adecuada limpiándola delicada en un hermoso ademán, tan excitante como un baile o su caliente entrepierna, entonces prepara la bebida y sirve a la temperatura adecuada, ligeramente más caliente a fin de que en el pequeño intervalo entre este y los labios de su Señor baje a la temperatura adecuada, de manera sensual camina hacia El quien la mira con detenimiento disfrutando de su belleza paso por paso, arrodillada ante El, sus pechos apenas cubiertos por finas gasas.
……………………………………………
Las ganancias no son nada deleznables, 3 esclavas, 1 esclavo, tarns de todos los cuños, animales, tarzkos, estaters, joyas. El vencedor rechaza todo y exige monedas y unas joyas, que sus amigos se encarguen de vender las espacies y tomen su parte, el se desentiende, les ordena seguir divirtiéndose, viste sus ropas y toma el camino a casa, los espectadores abren paso ante su marcha, esclavas lo miran arrobadas, alguna es golpeada por su dueño, mujeres libres se atreverían a arrodillarse ente el, el camina sin prestar atención, como si fuese el único habitante de la ciudad.
……………………………………………
Levanta la copa a la altura de su corazón, besa y da un sorbo, la imagen mas bella que pudiese soñar un Guerrero de Gor y espera tres latidos,y la ofrece a su Amo, esperaba alguna señal de aprobación, más escucha,
- debes buscar los maderos muchacha-
Hay que evitar que alguna costilla, un hueso roto aplaste algún órgano interno, si se inclina el Amo se reunirá con sus antepasados, y su kajirar lo encontrara exánime al alba. Ella quisiera hablar decir a su Amo que desearía morir allí mismo para demostrarle su amor.
- pero antes ve a las pieles y busca entre mis ropas-
Ella obedece y con pasos estudiados regala a su Amo el movimiento de sus caderas y de sus duras, plenas nalgas. Revisa las ropas y encuentra una hermosa diadema adornada con un zafiro de Schendi, una pieza sencilla y delicada pero no menos valiosa.
Vestida solo con su regalo y dos tintineantes cadenitas en los tobillos camina hacia el amo se postra ante el y sollozando le dice :
- esta sleen, solicita un deseo- no explica nada; aun así, El aprueba.
……………………………………………

En la mañana, cuando los camaradas del guerrero despiertan en una taberna, rodeados de kajiras y aun bajo los efectos del paga, ya gastada la mitad de sus ganancias, salen a buscar un obsequio para su amigo preferiblemente un arma de calidad en señal de respeto y agradecimiento por hacerlos sentir orgullosos de marchar con el a cualquier batalla además de hacerles ganar tantos premio.

……………………………………………

Ella no ha buscado maderos, se arrodilla a espaldas de su Señor, y pasa sus manos alrededor de la espalda y apoya su pecho contra El ,apretándolo con todas sus fuerzas, no confía a maderos el bienestar de su Amo. Sus pezones le acarician la espalda,El puede sentir su ombligo y el calor de su esclava, ella posa su boca en el grueso cuello regalándole un beso, luego se mantiene estática abrazada a El hasta que los sorprende el amanecer, ella ha dormido su mejor sueño y Su Señor ha pasado la noche recordando viajes y aventuras ,si la muerte llega le dará frente como hizo su joven contendor y disfruta la suavidad de los pechos y el latir del esclavo corazón de su pequeño tesoro ,su kajira....

No ha escupido sangre, su pulso se ha normalizado, el Amo esta fuera de peligro, ella desearía seguir en esa posición eternamente más se arrodilla ante Él y reposa una mejilla sobre su pierna, no puede hacer nada más, el Amo debe curar, sufrirá un poco por algunos días y en corto tiempo rápido como el viento, será nuevamente el Luchador más temido.

……………………………………………

Se escuchan los saludos y algarabía de sus camaradas no exenta de comentarios mordaces y vulgares mientras entran en tropel, viéndolos, el Amo la empuja sin rudeza lejos de El, ella se va hacia las pieles, se envuelve hecha un ovillo a los pies del lecho de su Amo, los guerreros atenderán sus asuntos ya la llamaran cuando al necesiten.

Los belicosos combatientes saludan, no se ocupan de su salud ni prestan atención a las vendas y le informan;

- llego la hora amigo, el esclavista nos ha informado, la caravana parte al atardecer, nos abrirán paso las tres lunas; EL... sonríe y contesta:
- estaré listo....

Su intensa Mirada se posa en su kajira....

(Cuento goreano,Kirit_Tat, guerrero de Gor)
 
Support : Copyright © 2015. Celebrity Sexy - All Rights Reserved